Construcción personal

Lucha, pero por favor: Sé amable

bekind

Cuando Kate Winslet en su papel de Ruth Barron y Harvey Keitel como P.J. Waters en Holy Smoke (película de 1999) llegan al clímax de una batalla sexual que hizo chocar dos perspectivas del mundo desde distintas generaciones, sólo queda una lección que aprender tras haberse salido todo fuera de control hacia el sinsentido: Sé amable. Sí, al pelear tus luchas ideológicas, simplemente sé amable, porque al final es lo único que podría salvarte –y salvar a tus contrincantes– de la destrucción.

Recordábamos con mi hermana Mónica, hace unos días, la escena anterior, porque coincidíamos en que algunas luchas ideológicas se están llevando de manera muy violenta a través de las redes sociales.   Irónicamente, en nombre de la tolerancia, se promueven ideas partiendo de la premisa: si no estás conmigo, estás contra mí; tolérame, pero no esperes tolerancia de mí. En lo que a mí respecta, al percibir esa falta de amabilidad, no me siento bienvenida a leer o comentar un post, no por intolerante al mismo, sino porque al no coincidir con la postura específica, advierto que me espera una ráfaga de insultos, o me tocará ser notificada con una ráfaga de insultos para otros usuarios que se atrevieron a exponer sus ideas propias.

Para muestra un botón.   Admiro las luchas de las mujeres, las de hecho y las ideológicas, gracias a las cuales hoy en día podamos desarrollarnos con mayor plenitud (aquí planteo lo que opino sobre el feminismo que me inspira: http://www.lapagina.com.sv/editoriales/60430/Feminismo-que-inspira), pero qué derecho tendría yo para ser una pedante para plantear mis ideas en detrimento de mujeres que– ya sea porque así les tocó o porque así lo escogieron– no comparten planteamientos del feminismo… o para denigrar la opinión de un hombre sobre ciertos temas sólo porque su género es masculino.

Lo del feminismo sólo fue un ejemplo del caso que quiero ilustrar. Muchas son las luchas ideológicas que se pelean en las redes sociales, de diversa índole, color y sabor… y me encanta la variedad de ideas, aunque no todas las introduzca en mi cosmovisión. Pero en general, ¿por qué no ser un poco más amable para expresar ciertas ideas y no denigrar a quienes pertenecen a una generación diferente, o a una cultura distinta, o a cierta religión y ven las cosas diametralmente opuestas? Quizás así, ciertos conceptos tendrían mayor acogida, si navegaran a través de portadores amables, libres de rencores y odios arrogantes, que están destruyendo –más que uniendo vidas.

Para luchar hoy en día, en esta batalla de ideas, no se necesita violencia… sino inteligencia, tolerancia, respeto… Así que por favor, lucha, lo aprecio y lo admiro, pero no te olvides de ser amable, para que construyas, y no destruyas.

Un comentario sobre “Lucha, pero por favor: Sé amable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s